J´ACCUSE

On 5 febrero, 2015, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

 “J’accuse!dijo Émile Zola, cambiando a fuerza de cultura la opinión  francesa y mundial. “Yo acuso!” dice Alberto Nisman dando vuelta la opinión pública argentina y mundial. Dijimos “dice” en presente, por una precisa y profunda razón: ¡Nisman Vive!

 Su acusación es nuestra catarsis, el velo corrido que trajo a conciencia lo que no quisimos ver, ni saber. Nos mostró el límite de la tolerancia a la estupidez, al manipuleo secreto de nuestros valores, le dio nombre propio a la cobardía ciudadana, egoísmo sin sentido de unidad, ni largo plazo.

Por eso Nisman vive.

Trazó la raya y puso el límite, más allá del que no hay Nación ni soberanía, ya no tenemos derecho al desinterés y no podremos soportar su muerte sin rendirle honores por la puesta en evidencia del terrorismo y sus acólitos.

Destapó la desesperación de un gobierno echado y perdedor. Echado por Nisman de nuestros corazones vaciados de amor a la patria, de  respeto por la verdad, vaciados por el enorme sin-sentido de vivir sin-cultura, vacíos por la muerte de nuestros soportes éticos.

Nisman vive porque sin él no hay amor al prójimo sino odio destructivo y sumisión a la Nada, no queremos ser sin-Nisman, por eso vive.

A nuestra sociedad le pesa el crimen, no tendremos paz hasta que pongamos las cosas en el lugar exacto que les dio Nisman: un país resuelto y orgulloso de su victoria contra el terrorismo y sus amigos. No pensaremos bien de nosotros mismos hasta que Nisman nos autorice y sabemos lo que  quiere porque vive.

J´accuse! decimos todos y nos abrazamos en unidad.

 Nuestra sociedad tiene una deuda de lealtad, no solo con Alberto Nisman sino con nosotros mismos, con nuestra identidad y futuro. O cumplimos con ella  o aceptamos nuestro vacío interior: no saber quién somos y adónde vamos.

El primer lugar y tiempo para saldar esta deuda se da en nuestras próximas elecciones, momento para repudio y polarización, nunca mezquinamente divididos por apuestas electorales descalificantes entre sí.

Sino en una unión de propósitos culturales de largo plazo, porque no nos une la geografía sino valores culturales compartidos.

 Después de éste límite, forjado a sacrificio humano, debemos entender el momento bisagra: la Historia nos pregunta por nuestra dimensión. Si hemos sido menores para aceptar el populismo, ¿seremos también menores para re-hacer nuestro futuro?

Es hora de quebrar la inercia, Alberto echó a andar las ruedas, su generosidad heroica nos manda: nada de separar, nunca personalismos, vamos juntos porque somos: Nosotros o Ellos.

No existe otra opción política. Que nuestros partidos ¡no la bifurquen!

 BIFURCACIONES ELECTORALES

 1. El partido radical lleva casi doce años en la oposición y ahora, a cinco meses de las PASO, se encuentra con dos presidenciales,  no sabe con quién aliarse entre tres alternativas diferentes y sin perjuicio de aceptar a todas al mismo tiempo. Debiera llamarse Desunión Cívica porque hasta las raíces ha perdido.

¿Con qué cara pueden interpelar al peronismo si ellos mismos no saben si van o vienen? Su excluyente dedicación a pelearse en “internas” durante  treinta años de democracia, ¿a quién le sirvió más que al populismo?

La incapacidad del radicalismo para definir sus propios objetivos crea un serio titubeo y desorganización en otros partidos como el Socialismo, que no entiende si cuenta con él, o el Pro que tampoco sabe. Al pasar su factura de insolvencia a toda la partidocracia, la desacredita repetidamente.

Creemos que su próxima convención será para repartir hilachas electorales, sin ningún pensamiento político, ya no hay camino radical ni se hace al andar. ¿Cuál será su aporte a los valores-Nisman?, ¿un poco de charla?, él puso otra cosa…

 2. En el Pro han iniciado una suerte de Alianza con Carrió, que puede ser positiva si se la mira desde el largo compromiso de Lilita contra la corrupción y su fecundo conocimiento de la Justicia. Aunque no es la única visión.

Pues esa misma señora ha destruido “a posteriori” casi todo lo que creó “a priori”, formando un camino de zigzag distinto a la recta previsible. Su personalismo ¿sirve para unir o es causa de fragmentación? La aspiración independiente es que por una vez Lilita dé lo mejor de sí.

Aunque, en última instancia, son dos proyectos personalistas enfrentados, donde ambos van por los votos del otro, sin unidad política, los une el oportunismo electoral de oponerse a un gobierno que cae solo.

¿Cuál es su largo plazo?, cuál su gobernabilidad? Así, no se toma la posta-Nisman.

 3. Pero hay de todo en la viña del Señor. Patricia Bullrich ha dado lo mejor, su apoyo incondicional al fiscal de la causa argentina. No lo dejó solo cuando los demás lo hicieron, le dio el lugar y el día adecuado para que pudiera estremecer al gobierno con su denuncia.

Patricia representó lo mejor de la clase política y a los independientes al mismo tiempo, por su calidad y decisión, lo que falta en nuestro atraso político. Su Unión por Todos resultó premonitoria, no un pase electoral, interpreta la polarización política adecuada, la que entendió Nisman: Nosotros o Ellos.

Queremos más y más de Patricia Bullrich, ¿cómo no elegirla para que   coordine la polarización que deja afuera al populismo?, ¿acaso no coordinó con Alberto? Patricia comparte valores con el Fiscal; lo decimos en presente por una precisa y profunda razón: ¡Nisman Vive!

 

 

 

 

 

 

 

EL PODER DE LA CULTURA

On 1 febrero, 2015, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

 ¿Cómo es posible que: la persona más desacreditada de nuestra política por sus fracasos en inseguridad, inflación y recesión, por la acusación de Nisman y el asesinato del mismo, por la incoherencia de sus cartas y la falta de credibilidad, sea la única con iniciativas políticas como la reforma de los servicios de Inteligencia y otras?

 ¿Qué les sucede a nuestros partidos de oposición, carentes de toda iniciativa? ¿Son los engranajes sin dientes de nuestro motor político?

¿Cómo se les ocurre que van a gobernar si carecen de iniciativa, tienen miedo, imaginación vacía y ausencia de vocación de poder? Si no pueden acercarse entre sí en momentos de fracaso colectivo, ¿para qué hablan de consensos? Ganaron elecciones legislativas en 2009 y 2013 y en ambos casos perdieron la iniciativa política, ¿actuarán así en el próximo gobierno?

Esta languidez opositora explica doce años de populismo y expresa la “liquidez” en los valores de una democracia impotente.

Nuestros partidos continúan en “la suya”, se desentienden del interés general, carecen de compromisos con la Nación y no resuelven la ambigüedad del sistema por falta de convergencia entre ellos.

Sus acuerdos electorales cupulares no son serios, aseguran rompimientos sin reemplazar acuerdos básicos de gobernabilidad, rearmado moral y económico de nuestras instituciones.

La visión mezquina-electoralista no sirve, no es un proyecto político.

 Frente al vacío partidario los independientes tenemos algo que decir sobre el próximo gobierno. Un lustro de derrotas nos ha mostrado cuales son los factores de poder no partidarios. Ellos han acorralado al populismo sin depender de ningún político, porque la política en abstracto refleja un pensamiento, no así el personalismo.

Son factores culturales, compensatorios del atraso cultural del 25% de nuestra base electoral y de la ineficacia partidaria originada en ese mismo atraso.

 1. El factor Justicia, en el Estado de Derecho.

2. El factor Prensa, en la Opinión Pública.

3. El factor Defensa, en los Servicios de Inteligencia y las RREE.

4. El factor Riqueza, en el soporte real de nuestra Democracia.

 

1.El factor Justicia: ¿En qué se diferencian un país del primer mundo?  Encontraremos distintas respuestas, pero hay una que sobresale: en cualquiera de ellos la Justicia alcanza un poder igual o mayor que el Poder Ejecutivo. Entre nosotros comprobamos que las instituciones se encuentran desbordadas por mafias, espías, corrupción, facciones y violencia. Y tal que si no hacemos una fuerte corrección político-jurídica pasaremos del sistema democrático que creíamos tener al sistema mafioso que tenemos. Definitivamente.

Es que el juez Ricardo Recondo, de magnífica actuación frente a los ataques del gobierno a la Justicia, dijo “Sin Justicia no hay República”, y agregamos,  “tampoco hay Estado de Derecho”.

Un ejercicio de limpieza fue “Mani Pulite” en Italia. Terminó con el partido Demócrata Cristiano, el mayor de pos guerra, donde “transaba” la corrupción italiana. Un ejemplo para nuestro próximo gobierno.

Al conjunto resentimiento-corrupción-terrorismo mostrado por Nisman ¿lo  puede dominar un “político habilidoso”? El próximo gobierno, ¿va a gobernar o será gobernado? El factor de poder cultural es decisivo.

En nuestro país la Justicia actuó como árbitro de última instancia, con éxito. A ella le debemos la resistencia en el Consejo de la Magistratura, el soporte a los jueces probos desde la Corte Suprema y las Cámaras, en ella está puesta la esperanza en la investigación del crimen de Nisman y la causa AMIA, en ella creemos para impedir la impunidad.

Porque prevemos un próximo gobierno sin soporte político suficiente, con partidos mezquinos frente al interés general, un país con graves problemas económicos y sin convicciones éticas en ninguna parte, los independientes reclamamos Poder a la Justicia.

2. El factor Prensa: Nadie ha colaborado con la Justicia más que la Prensa, escrita, radial y televisiva. Ambas conforman el corazón cultural de la política.

La Prensa como la Justicia no dependen de ejercicios electorales regulares, la primera se referencia en la Información y la Opinión Pública, la segunda en nuestra Constitución y las leyes. Ambas privilegian el conocimiento como fuente de referencia y contrarrestan la demagogia del populismo, activa para engañar al electorado más indefenso, el menos culto.

Pero no nos referimos sólo a los medios empresarios, sino a aquellos periodistas independientes como José “Pepe” Eliaschev que adelantó los pactos secretos, o los Leuco, Majul, Grondona, Morales Sola, Longobardi y tantos otros que dan vuelta la mentira oficial. Todos los días.

¿Quién sino la prensa sigue de cerca la acción de los fiscales, los jueces y la Corte para aclarar lo que ocurre en las causas políticas? ¿Cómo estaríamos informados si no fuera por este factor cultural, dispuesto a poner en evidencia la mentira oficial en el Indec y los pactos de la cancillería paralela? No hay democracia sin prensa libre, por eso el odio de los autoritarios contra ella. Sean de izquierda o derecha.

 3. El factor Defensa ¿Cómo dejar hacer a una banda que trata de unificar nuestras relaciones exteriores con Venezuela, Irán, Cuba, Rusia y todo país populista que ande suelto por el mundo? ¿No notamos el fracaso de todos y cada uno, razón  de su resentimiento? ¿Acaso el resentimiento político no es la envidia por el éxito económico y cultural del primer mundo?

Esta reflexión conecta con otra, ¿podemos dedicar los servicios de inteligencia a espiar las acciones políticas internas? ¿No hemos aprendido nada de la renuncia forzada del presidente Nixon por espiar una convención partidaria?

La Inteligencia aplicada a los problemas exteriores que nos llegan, narcotráfico y terrorismo, esa es la Defensa que corresponde. Defiende nuestros valores culturales. ¿Preferimos la Mazorca?

En ambos campos relacionados nos hace falta una Política de Estado de largo plazo, ¡basta de mamarrachos electoralistas coyunturales que nos dejan instituciones inestables a merced de mafias y terrorismo!

4. El factor Riqueza: Los actuales países populistas accedieron al círculo vicioso político-económico que los lleva a la pobreza, una vez en ella el abuso de poder se agrava para contener la insurgencia inevitable. En cambio, la creación de riqueza entusiasma a la clase media…límite del populismo.

También es cierto que cuando la variable de ajuste de la economía es el nivel de ocupación, como en los noventa, está asegurada la llegada del populismo al gobierno. Eso es lo que ocurrió en nuestro país luego de un prolongado atraso cambiario (convertibilidad) que terminó en recesión, corrida financiera y cambiaria (2000-2002). Ahora, un Euro duro socaba a Grecia y España.

Algunos economistas no entendieron que el sistema que pretendieron proteger con moneda rígida llevaba al populismo, destructor del sistema. La convertibilidad fue el origen del populismo, porque afectó a la producción industrial y agropecuaria generando una altísima desocupación del 25%.

Esa factura llegó desde la interpretación financiera de la economía y tal que si ella se repite volveremos al populismo en 2020. Nuestros “hábiles políticos” no definen, aunque su ambigüedad no les sirve, llegados gobierno teclean.

Independientes y factores de poder culturales

 La falla de nuestros partidos políticos, a partir del atraso cultural-electoral de la Ley Sáenz Peña, determina una creciente relación entre el electorado independiente y los factores de poder culturales.

A pesar del atraso político y educacional nuestra patria “se da cuenta” que en una democracia de futuro, en la era del conocimiento, los factores de poder culturales importan más que los electorales.

                           Nuestro triunfo será cultural o no será.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

POLARIZACION INDUCIDA POR ASESINATO

On 21 enero, 2015, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

 

 Suicidio inducido es asesinato, pero el de Nisman también ha inducido la polarización política de la sociedad argentina.

Ya no caben dudas sobre el anti-sistema que representa el populismo, no solo por los ataques a la justicia y la prensa o la inmensidad de su corrupción, sino por su vinculación con el terrorismo iraní, el uso perverso y politizado de los espías y el asesinato de un fiscal que investigaba esas vinculaciones.

El Asco que sentimos los argentinos no tiene límites precisos, pero sabemos que representa un rechazo visceral por todo lo que sea cristinismo, populismo, camporismo y sus respectivas afecciones mentales, sean complejo de persecución, síndrome de Hubris o locura feroz.

Lo cierto y definitivo es que nuestra sociedad se rebela íntegramente, estableciéndose una polaridad sistema-antisistema que condiciona definidamente los resultados electorales esperables.

Sin ir más lejos, aquel que ahora reciba la aprobación para ser el candidato de Cristina quedará señalado como continuador del caos institucional y económico que nos deja este gobierno. Llegará con cara de ogro cobarde, ogro por pertenecer a lo peor de la política argentina, cobarde por no haber enfrentado la estupidez irresponsable que representa el populismo.

Hoy Nisman somos todos y la sed de justicia se ha multiplicado “ad infinitum”. Extrañamos el momento en que se vayan los monstruos del poder, anarco-socios del terrorismo de Irán y Venezuela cuando Cuba derrotada huye al capitalismo.

El populismo cristinista queda vacío, la diáspora está garantizada por el recuerdo quemante del fiscal asesinado; la necesidad de retornar a un país con justicia y valores se ha tornado imperiosa. Ansiamos el momento de sacarnos esta mugre sanguinolienta de encima, y que sea en elecciones libres, para que la humillación y el bochorno sean con ellos para siempre.

 Cómo hacerlo

 Podemos hacerlo apoyando al que resulte ganador, para que cuente con gobernabilidad suficiente y no pueda retornar el Asco en 2019. Ello no debe quedar en palabras, se las lleva el viento, acuerdos sobre Justicia, Gobernabilidad y Defensa se hacen indispensables.

Vamos por la democracia real y efectiva, no la discursiva y vacía.

Los acuerdos no pueden quedar en papel, “o papel aceita tudo” dicen los brasileros, se trata de un compromiso ético-político trascendente que abarque a los gobiernos siguientes.

Ya bastante tenemos con la liquidez de los valores. Nos trajo la ambigüedad política de la oposición y la estupidez legal de un garantismo que afianzó la delincuencia, el narcotráfico y la corrupción.

A Dios rogando y con el mazo dando. Queremos más verdad y menos miseria política, más responsabilidad y menos miedo y, por sobre todas las cosas, apuntalar la acción de la Justicia. Empezando con la investigación de la Amia, hasta sus últimas consecuencias, siguiendo con la eliminación de los fueros como refugio para delincuentes.(Ver: “El Congreso no puede ser guarida de corruptos” Rodolfo Terragno, Clarín 18/1)

¡Que no se escape ni un solo delincuente!La hora de nuestra “Mani Pulite” ha llegado, nos la debíamos desde hace mucho, ya no hay escusas sino dolor e impunidad.

 Características políticas de la polarización

 Aparte de los acuerdos el electorado independiente pos Nisman requiere una actitud abierta en los jefes partidarios. No hay acuerdo posible entre partidos y congresistas en medio de un escenario de recriminación mutua.

Hoy la cuestión política pasa por defender el sistema. Estamos ante una ofensiva anti-sistema, sostenida por el anarco-populismo-terrorismo que crece en el mundo. Primero atacó en Buenos Aires en 1994, luego en Nueva York, Madrid, Londres y en París el 7/1/2015.

El camino político pos-Nisman es claro. La polarización implica un acercamiento entre centroderecha y centroizquierda para que las libertades mínimas, hoy bajo espionaje y terrorismo, den lugar a soportes ético-políticos acordados entre opositores.

No nos sirven las exclusiones, sino la convergencia hacia valores básicos estables, sin perjuicio de discusiones inter-partidarias en temas económicos, educativos o de salud. Nuestros partidos reconocen los nuevos canales de participación ciudadana, saben que no los aprobarán si no respetan el interés general, y el mismo pasa por enfrentar unidos al populismo en el gobierno. La oposición política se desprestigió por inconsistencia interna durante el kirchnerismo, ésta es la oportunidad para cambiar. Hoy los intereses de la Patria están como nunca sobre los partidarios.

Es necesario el respeto y acercamiento entre macristas y massistas, entre radicales, socialistas y Coalición Cívica, para que luego, entre todos, alcancemos un Acuerdo de soporte a la Justicia para el impedimento a la impunidad, la limitación del alcance de los fueros, la exclusión permanente de la corrupción y a la liquidación del narcotráfico con intervención de las fuerzas armadas. Es la demanda instalada por una ética racional, con valores de largo plazo, más allá de los gobiernos de turno.

A la vez, el soporte al próximo gobierno debería lograrse como un Acuerdo de Gobernabilidad, hasta alcanzar el equilibrio fiscal y comercial externo, requisitos previos indispensables para el lanzamiento de una moneda sana; la única que puede detener el deterioro social hacia dónde vamos, adonde piensa medrar el anaco-populismo.

Vele hacer como hizo el Brasil con la moneda de Fernando Henrique Cardoso, pasar de la pobreza a la clase media a millones de ciudadanos.

Y tal como ocurre en la vieja y sabia Europa deberíamos acceder a un Acuerdo de Defensa para nuestras relaciones exteriores. Fijando límites al populismo y fanatismo de donde venga, con establecimiento de lazos permanentes y fronteras seguras; libres del contagio ideológico-violento soportado por el narco y el petróleo.

No podemos volver a ser un país sin iniciativa política en el campo regional e internacional; ella define nuestro ineludible compromiso ético-político sin el cual no somos.

A este respecto las relaciones con Uruguay, Brasil y Paraguay, más los países no infectados de la cuenca pacífica, estas deberían ser enfocadas hacia un esfuerzo compartido contra el fundamentalismo. Ya hemos visto a donde condujeron los acuerdos entre el Irán de Ahmadinejad en Venezuela, Argentina, Bolivia y Brasil.

 El camino abierto por el sacrificio de Nisman es el de la libertad, refractario del odio y resentimiento que motorizan al terrorismo internacional y sus acólitos locales.

Los argentinos estamos ante una prueba de honor como son las próximas elecciones presidenciales. Es el momento para re-colocar nuestro país en “la escondida senda por donde han ido, los pocos sabios que en el mundo han sido”*, senda de polarización, una respuesta política a la violencia mesiánica.

 

 

(*) Fray Luis de León

 

 

 

LA REBELION DE LAS BASES

On 10 enero, 2015, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

“No todo son azotes en casa de Caifás”. Nuestra política ofrece, de tanto en tanto, alguna esperanza de evolución a partir del piso de credibilidad en que se encuentra.

Es que a medida que el electorado crece en independencia también lo hace en exigencias y definiciones, afectando a los jefes partidarios en su capacidad para imponerse. Así, retrocede el personalismo y los partidos giran desde la sumisión hasta la rebeldía constructiva. Esta deviene en racionalidad, derrumbe del cortoplacismo y revisión del método de creación política.

La búsqueda del Voto Útil obliga a un giro racional-empirista.

En los últimos años hemos visto seis rebeliones de bases partidarias con respecto a su caudillo-conductor, nos referimos al rechazo del acuerdo cupular entre Ricardo Alfonsín y De Narváez en 2013, a la rebelión radical contra el engendro Pro-Sanz-CC, a la del electorado de Pro en favor de Michetti, a los que se retiraron de la Coalición Cívica para acercarse a Massa, a la rebelión de Scioli contra el camporismo y a la sublevación exitosa de Sergio Massa.

Esta destrucción creativa representa una nueva exigencia en el pensamiento político y se relaciona, en simultáneo, con otra rebelión: la de Jueces, Fiscales y Prensa.

Entonces, percibiendo las rebeliones como un conjunto espontáneo y simultáneo, comprenderemos la cuota de optimismo esperableante el reordenamiento político actual.

No estamos frente a hechos aislados sino conectados entre sí: ¡ha explotado la clase media, no acepta tutelaje y paga con voto útil!

Harta de ser el jamón del sándwich, ha decidido acabar con el populismo incluyendo al de origen empresario**, la corrupción en el gobierno, la inseguridad en los barrios y el derrumbe económico que la afecta.

Resta conocer quién capitalizará la rebelión, significa descubrir a donde irá el voto útil. Ello surge del análisis de sus partes.

 La crisis en sus part

1. El casoAlfonsín-De Narváez tuvo dos significados, por un lado dejó en claro que las uniones solo-electorales no tienen destino y tal que luego de la elección desaparecen. El cortoplacismo electoral no ofrece resultados políticos.

Por otro lado mostró el fracaso de unir posiciones políticas no consistentes entre sí, el peronismo denarvaísta no es coherente con la socialdemocracia radical por más ambiguos que sean ambos. El principio de no-contradicción es parte de nuestra cultura desde mucho antes que la república.

 2. Si ello fue aprendido resultó grotesco el siguiente ensayo de inconsistencia, pretendió unir al radicalismo con el Pro, idéntico que en Alfonsín-De Narváez ambos fracasaron por las mismas exactas razones. El cocoliche electoral de unir derechas con izquierdas no sirve, predispone a la perdida de gobernabilidad en el gobierno, es lo que ocurrió con la Alianza. Nadie cree en acuerdos cupulares electorales.

 3. La rebelión de Andrés Pérez y otros que partieron desde Carrió para unirse a Massa también tiene dos sentidos: demuestra que Massa es compatible con criterios éticos como los de los nombrados y que el personalismo-Carrió es centrífugo, por error en el método de construcción. No se accede al voto a golpes de hacha, menos con arrebatos emocionales.

 4. La rebelión de Scioli muestra que las uniones por conveniencia, Cristina tras los votos de Daniel y Daniel tras el poder de Cristina, no reemplazan a un proyecto consolidado. Entre ellos se relacionan de forma falsa, interesada, formando un conjunto incongruente…invendible.

No se puede simular una adhesión política e ideológica por años para después, cuando se hunde el barco, salir con proyecto propio. Si el cristinismo acepta como sucesor a Scioli es señal que está reventado.

La deshonestidad intelectual genera desconfianza, sin crear identidad.

El problema insoluble de ambos es que piensan en presente, cuando la Historia se escribe en futuro, por eso no están en él.

 5. Distinto es el caso Massa que, afectado por el ataque de Néstor Kirchner decidió retirarse y formar un nuevo partido, emprendimiento casi imposible en la Argentina escéptica de hoy. De allí el impacto político de su éxito que modificó totalmente el escenario político, mucho más cuando a los pocos meses derrotó al kirchnerismo impidiendo la re-reelección de Cristina.

“Massa consiguió en un año lo que Macri no consiguió en diez”, dijo un macrista, y a partir de allí una montaña de celos y envidias ubicó a Sergio como populista, siendo el único que derrotó a Cristina. Resentimientos de cúpula…invendibles.

Pero Francisco De Narváez se dio cuenta y giró correctamente, como antes Adrián Pérez, Gerardo Morales, Facundo Moyano, ninguno fanático, todos abiertos, de distinto origen, listos para una sociedad abierta…y la catarsis continúa.

Es más, los actos del massismo contra eCódigo Penal propuesto por el gobierno y ahora contra la arbitrariedad de Gils Carbó, lo ponen a la cabeza de la iniciativa política por una justicia independiente…¿es eso populismo?

 Luego de revisar las rebeliones partidarias encontramos cuál ha sido exitosa, lo que nos permite anticipar la dirección del Voto Útil.

 Rebeliones centradas

 Las rebeliones partidarias, como la del radicalismo para mantener su identidad o la de Massa para crear una síntesis superadora de peronismo y radicalismo con independientes, van forjando el nuevo rumbo. Mientras tanto, la de Scioli para diferenciarse del cristinismo o las que originaron el derrumbe de FAU, van mostrando sus sin-proyecto.

El nuevo tono de jueces y fiscales, acertadamente promovido por la prensa libre, determina el encierro del Frente para la Victoria, desprestigiado por corrupción, recesión, inseguridad, inflación y Cristina como “pata renga” (doble sentido vale).

Peor aún, si Cristina va con Scioli el populismo pierde identidad y se desguaza, si va sin Scioli el fracaso electoral será enorme: El populismo no tiene retorno.

Por eso es comprensible: 1. el resultado de las encuestas decembrinas que muestran una caída de 9% en la imagen positiva de Cristina*, 2. la corrida de Scioli hacia Clarín, 3. el envío de Pepe Scioli a abrazar a Massa, 4. el rumbo acertado de Francisco De Narváez.

Los planetas se alinean con la principal demanda independiente: Massa y Macri a la final. El ganador invita y el segundo acuerda, asegurando gobernabilidad. Triunfos de una rebelión joven…La rebelión de las bases.

 

 

 

 

(*) Encuesta de Hugo Haime, artículo de Julio Blanck, Clarín 4/1/15

(**) “También los empresarios caen en populismo” Federico Sturzenegger, La Nación 7/ 1/15

 

 

 

AHORA POSITIVISMO

On 16 diciembre, 2014, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

Dar vuelta la página de nuestra miseria política es modificar profundamente el espíritu con que abordamos la política. La demanda de nuestro electorado, más allá de líderes, es hoy independiente y positivista. Está dirigida a un cambio en los resultados, superador del nihilismo populista, cambio dedicado a construir en el marco de dos parámetros exigentes: nuestra reubicación en el mundo y la recreación de nuestro el futuro.

Nuestro positivismo es empirista, reconoce a los hechos por encima de ideologismos y relatos auto-referenciales, ha sido denominado de manera impropia como “el hacer” y “gestionar”, cuando ambas palabras pertenecen a la familia positivista.

Construir el futuro es dejar atrás el pasado con su cuota de resentimientos acumulados, es determinar primero las metas y luego los caminos de acceso. No va desde el presente al futuro, sino desde el futuro deseado al presente, en un juego donde la imaginación marca el rumbo y se avanza por aproximaciones sucesivas.

Nunca el esquive y la postergación de los problemas como hace el populismo. Nunca más la complicidad delictiva para saquear el Estado. Sino la edificación del mismo con austeridad, para cuidar la moneda y cambiar la lógica de Poder por otra ético-cultural. Es el retorno a los valores para guiar la construcción, desde el conocimiento, el realismo empirista, su contenido factico y la racionalidad. Basta de ideologías y liquidez valorativa irresoluta, propias de la ausencia de pensamiento.

El positivismo no es nuevo en el mundo ni en nuestro país, alimentó el pensamiento constructivo de la generación del ochenta, definiendo una mística de acción dedicada al futuro. Que ahora añoramos ante nuestra permanente indefinición: perdida de rumbo en el gobierno y la oposición. Constante cobardía de no imaginar, no proyectar, no crear.

Es que estamos bajo los efectos culturales de la Ley Sáenz Peña, sufriendo el atraso en la política que trajo el voto obligatorio y una realidad social difícil de encauzar. Esta nos lleva a valorar el papel del peronismo evolucionado, eslabón cultural positivo que facilita la construcción. Desde entonces, más de un siglo de educación ha servido a la edificación de nuestra clase media, compensando el error de aquella Ley, bien intencionada, mal pensada.

El positivismo es el reconocimiento de la ciencia y la tecnología como actores irremplazables para corregir devaneos ideológicos, relatos esotéricos y militancias. Sabe que a la larga la productividad económica se impone y ésta no proviene del capital sino de la tecnología.

 Es el reconocimiento de una Justicia positivista, redundancia que vale, árbitro frente al asalto político desde el Ejecutivo. Al día de hoy no hay ciudadano que no aprecie y valore a los jueces actuantes contra la corrupción, “mani pulite criolla” que esperábamos.

El positivismo es la exigencia en la educación, para formar un espíritu crítico, nunca la complacencia para promocionar incompetentes, futuros dependientes del Estado por incapacidad competitiva.

 Es filosofía de aplicación pragmática, nunca dogmatismo, respeta a la Democracia en su magnífico rol de evitar la acumulación de poder a partir del ejercicio electoral, aunque confía al conocimiento la creación del largo plazo. Por eso da sentido a la formulación de políticas de Estado, por encima de las apetencias del gobierno de turno y sus objetivos de rédito político inmediato. No soporta tiempos electorales, va por más, reclama trascendencia, quiere el éxito temporal y moral de la Nación.

 Positivismo ahora es no creer en nuestros partidos políticos sino en la Argentina como unidad, referente y foco de atención para la transformación política, económica y social que nos debemos. Un rearmado moral, que no es de poder, sino de una República bajo patrones ético-culturales. Harta de partidismos irresolutos y líderes sin grandeza.

Positivismo es reconocer el lugar definitivo de nuestra clase media y sus valores a la hora de reconstrucción y formación del nuevo pensamiento político…enfrentó al populismo sin complicidad con la avaricia. Es la que camina por el centro, privilegia a la Justicia como último ratio y a la Cultura como fuente de libertad, aceptando a la prensa, a las redes sociales y en especial al periodismo independiente, difusor y formador de la Opinión Pública.

El positivismo de clase media no está en nuestra historia…es hora de construirlo. (La Historia que más vale es la que no está escrita y podemos fabricar con nuestras manos).

 Positivismo es reconocer el valor de nuestro interior en la formación de la riqueza nacional. Es amar nuestra tierra y reconocer su lugar en la formación de los valores patrios y tradición. Es reconocer a Hernández y a Sarmiento, nacionalidad con cultura universal, sólo conservadora en lo indispensable: nuestra vocación de futuro.

 Positivismo es reconocer los bloques económicos continentales como forma permanente de resolver con éxito en un mundo globalizado, donde las economías de escala son razones de la productividad del Trabajo y la eficiencia del Capital. Ambas insoslayables en la generación de riqueza.

 Y es el reconocimiento del progresismo, en la medida del progreso en las costumbres, las nuevas realidades sociales benditas por Francisco, es la guerra al statu quo, la pereza, el miedo a los cambios, la pacatería y el costumbrismo vacío. No hay positivismo sin progreso, sin evolución ni inclusión. Tampoco lo hay sin integración política, no existe cambio en medio de caos y lucha de poder. No es para partes…sino para todos.

 ¡Cambie su cara, Señora!

 ¡Que la Navidad y el Año Nuevo nos cambien la cara! Nos acercamos al año en que va a caer el populismo y eso nos da derecho a una sonrisa. Mientras tanto la cara de Leandro Despouy es la cara de todos los argentinos. Representa frustración, hartazgo por el odio, furia ante la corrupción, desesperación por el derrumbe económico, impotencia frente a la inseguridad y la droga, necesidad de cambiar a un gobierno dedicado al poder. En estas circunstancias, cualquiera que se ría lo hace como las hienas, por eso los independientes acompañamos a Leandro cuando pone su más feliz y oportuna…cara de culo.

 

 

EL CAMBIO ES INTEGRACION POLITICA

On 27 noviembre, 2014, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

 Una constante de malestar social induce al cambio, uno más profundo que el previsto y que a pura crispación se traduce en la implosión del radicalismo y el derrape de Carrió.

Nuestra sociedad como conjunto va tomando la delantera, los políticos de oposición no lo hicieron, por eso los más ambiguos quedan atrás y las exigencias se vuelven perentorias. En éste campo abierto los independientes exigimos a políticos y partidos. Ellos van por detrás, colgados de las encuestas, sin responder a la demanda de una unión opositora.

Nuestro electorado, cada vez más escéptico, se manifiesta en creciente volatilidad que deteriora el significado de esas encuestas y la producción de certezas.

Es que el escenario entero se inclina hacia el deterioro social y económico acosando a un ciudadano que no quiere definir en medio del plano inclinado, prefiere hacerlo ante verdades categóricas, hoy ausentes.

Entonces, para hacer por este pueblo cansado y ardido, vale desgranar las causas del desencanto creciente.

 1. En el populismo gobernante.

a) ¿Quién cree que Scioli es el cambio si en realidad representa la sumisión?, ¿quién cree que trae algo nuevo si ha sido un pésimo gestor? Peor aún, Scioli es Scioli, usa al kirchnerismo como plataforma de lanzamiento, sin posibilidades de presentarse sólo porque Cristina aporta el cincuenta por ciento de sus votos. Así, representan un matrimonio por conveniencia e insinceridad constante. Nada atractivo para nadie.

Tal es así que en cuanto resulte confirmado quedará expuesta la incapacidad electoral del populismo-K. Entregarse a ese gobernador es perder su propia identidad, izquierdosa, corrompida y camporista, que no comparte con su representante.

Es lo que explica la tardanza en nombrar a ese heredero mal querido, sin que nadie sepa si alguna vez lo nombrarán. Nos extraña que haciendo un esfuerzo tan grande contra los buitres, Cristina no se saque de encima este pajarito que la pica por dentro. Es más, si llegara al gobierno se convertiría en un peso muerto para el kirchnerismo, un presente griego pare ellos mismos. No le conviene a nadie, menos a los opositores.

b). El trabajo de los jueces, de plena independencia judicial ahora, demuestra la interpretación de la Justicia sobre la implosión y derrumbe del populismo. Toda la familia Kirchner está en la mira de la Justicia…con toda justicia. Así la credibilidad pública en el kirchnerismo se va reduciendo a cenizas, justo cuando la economía ha sido esquilmada y quebrado el Estado. A medida que los argentinos van tomando nota del deterioro económico que van a sufrir en el próximo período, mayor es el rechazo.

No hay gobernador ni intendente que no sepa que ya no hay dinero en las cajas y que no lo habrá con este modelo. El populismo no tiene riquezas, las ha dilapidado aquí y en Venezuela. Saben que el más lento en irse apaga la luz…y corre hacia Massa.

c).También saben que el que se va no vuelve, no hay esperanza para Cristina porque deja al país destruido en lo económico y enfrentado en lo político, además de la verdad histórica: el que se va no vuelve.

d) Finalmente ya no hay paz para el populismo, la sociedad entera pide el cambio y Cristina Kirchner, sola y al borde de sus fuerzas, somatiza el derrumbe. No lo deseamos, no es enemiga, es argentina equivocada.

  1. En el retroceso de FA-Unen.

La eterna ambigüedad del radicalismo ha caído bajo la prueba acida de nuestro electorado independiente, crítico y analítico. La disidencia interna, luego de su grotesco enfrentamiento público, continúa y nos da vergüenza. Los que deberían irse a la derecha todavía rompen como las olas contra la socialdemocracia, haciendo del radicalismo una inconsistencia radical.

Su derrumbe en todas las encuetas le ha quitado posibilidades electorales, sumiéndolo en un partido para apoyos locales, sin presencia nacional. Su método político conversado y su ausencia de contenido concreto,   abandonado a la institucionalidad hueca, lo va dejando afuera de la cancha. Como en la Alianza.

Está en juego la socialdemocracia, un bien útil para todos como opción política vigente y valiosa en el largo plazo. Es seguro que no pasaremos la vida en la centroderecha y la línea de integración política por centroizquierda tiene un enorme quehacer en nuestro equilibrio futuro.

 3. En el Pro “solito”.

A la hora de hacer el amor lo importante es el amor, lo secundario es el entretenimiento y el deporte sexual. En la política es igual, pero Mauricio continúa haciendo de la política un club de futbol con animador televisivo, va por lo secundario. Jugadores de golf, de futbol, cómico y cultura tinelliesca, son un escapismo político, no una construcción de largo plazo.

Y muchos independientes no jugamos, preferimos la política como cultura, no como distracción. Ya sin radicales ni cívicos, Mauricio corre “solito” perdiendo representatividad. Es más, ir contra la socialdemocracia y los peronistas al mismo tiempo, es asegurarse la in-gobernabilidad 2016-20.

Gobernadores e intendentes, radicales o peronistas, se van con Massa, un hombre con más carácter, que enfrentó a Néstor y derrotó a Cristina, sin conversaciones secretas ni agachadas con el juegolavado.

No hay lugar para las medias tintas y todos esperamos el acuerdo con Sergio Massa antes o después de las Paso. Mientras tanto, está claro que Mauricio no tiene ascendiente sobre Carrió y que un acuerdo entre ambos es para alquilar balcones.

En el medio de la soledad de Pro volverá a sonar el teléfono rojo, lo llamarán del gobierno para contener a Massa, prefieren a Mauricio porque esta “solito”, al decir de Michetti, y ha mostrado su gusto por las conversaciones secretas.

Sin perjuicio que: las obras públicas de la nación y el petróleo nunca estarían en mejores manos que en las del Ingeniero Mauricio Macri. No solo por su capacidad, sino porque barrería la canalla cometera.

 4. En el Frente Renovador

Massa cuenta con dos virtudes, a la hora de enfrentar enfrenta como hizo con el propio Kirchner, a la hora de hacer amigos los comprende y abarca, como hace con radicales e hizo con Jorge Macri en 2013.

Su bandera más valiosa es la Integración Política.

Es el camino fructífero que siguió el radical más inteligente: Arturo Frondizi. Y tal que con visión amplia y generosa alcanzó un acuerdo con el peronismo desde el MID, para pasar desde allí al Desarrollo en gran escala.

El camino de la integración política también fue ensayado por Carlos Menem cuando se avino a conversar con Álvaro Alsogaray, acordó con Bunge y Born, y designó ministro a un graduado en Harvard. Luego, el dogmatismo de la Convertibilidad y la “viveza” de la corrupción rompieron todo.

Al mismo tiempo, ni el anti-peronismo de la Unión Democrática, ni el de la Revolución Libertadora, ni ningún otro, ofrecieron construcciones políticas valiosas. En los últimos setenta años el anti-peronismo no dio un solo paso fructífero y el tiempo de esperar se acabó. Las nuevas generaciones reclaman una síntesis superadora y el electorado independiente pide resultados,…no antinomias.

 “Massa al gobierno Macri a la construcción”, dijo un independiente y pensó: “si el electorado está unido ¿por qué ellos se niegan?”

 Sociedad Abierta o Populismo

 Socialdemocracia y centroderecha, ambas respectivamente integradas y compitiendo conforman una Sociedad Abierta: un proyecto político infinitamente superior al populismo. Nos coloca en el futuro y aproxima a la sociedad del conocimiento. Nos convierte en el país exitoso que exigimos…¡Vamos por ella!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EL CREDO INDEPENDIENTE

On 16 noviembre, 2014, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

 

“Toda oposición tiene el gobierno que merece”

Karl Popper

 

 Pánico de anonimato

Para la mayoría independiente el período de gobierno es más importante que el periodo electoral, porque en el primero se construyen las políticas que definen el rumbo de la nación, las elecciones dirimen entre lo peor de la política, los candidatos. Y estos, en campaña, muestran su perfil bonito, nunca las soluciones difíciles, las importantes.

Con esta óptica, vale la pena analizar cómo sería el período de gobierno de la nueva alianza, la que une a Macri, Carrió y Sanz. Y allí comienza la desazón, pues ni Lilita es macrista ni Sanz es del Pro y si cada uno de ellos ha buscado esa alianza es por el pánico de anonimato que sufren ambos

Pues así como existe el pánico escénico en aquellos que tienen que subir al escenario, existe otro para políticos: el de bajarse del mismo. En éste caso, es tan claro el éxito de Massa desde que derrotó al kirchnerismo y tan grande el lugar que ocupa el populismo cristinista, que si Sanz y Lilita no se unieran a Macri, ingresarían al anonimato. Aunque, “eso” que pretenden hacer es solo estrategia electoral, un no-proyecto político, que augura choques e inconsistencia a la hora de gobernar.

En visión especular de lo mismo, Mauricio Macri y su proyecto de “ir solos” fracasó. Sin volumen, rodeado de futbolistas, cómicos o personas del nivel cultural de Tinelli, decidió “perdido por perdido” aceptar a los compañeros ruteros Sanz y Carrió…en busca de los grandes números.

Al ir por Sanz para que los radicales no vayan con Massa está corriendo detrás de él, y al definir en la PASO entrega una enorme ventaja temporal. Cuando premia a Tinelli en la Cultura frivoliza su propia imagen, sin comprender que la cultura en serio es la que derrota al populismo.

Finalmente, ¿“eso” es un proyecto político u otra Unión Democrática? ¿Cuál es la diferencia entre las propuestas macroeconómicas y sociales de Massa y las de Macri-Carrió-Sanz? Y si tales diferencias no existen y Massa mostró una decisiva victoria sobre Cristina, con unidad férrea en las internas, entonces ¿para qué dividir a la Oposición?

Hasta que llegó una inteligente y generosa interpretación de Carrió. Cuando le preguntaron sobre las relaciones entre radicales y Massa respondió: “…Banco ciertas cosas por el objetivo mayor, que es la unidad republicana” (L.N.14/11/14). Gracias por su decencia con costo, gracias por su ética política y por haber anticipado la no-identidad radical.

Y a todos nos pasa lo mismo, tarde o temprano los opositores tendremos que elegir entre una suma de rechazos deshilvanados o un Proyecto político, como el de Massa, única alternativa real para enfrentar al populismo.

Es más, los independientes no estamos para evitar anonimatos, sino para derrotar al populismo en toda la línea, algo que no se logra con enfrentamientos internos. La dispersión es perdedora, como en el 13N.

A nuestro leal saber y entender, vale la sociedad político electoral de control mutuo: Massa&Macri. Con premio consuelo para los que no confían: es útil para la unidad republicana (Carrió dixit).

 

El Credo Independiente

 “Frente a una catarata de populismo nada mejor que una centro derecha democrática creadora de riqueza; frente a una derecha interesada, habida de poder económico, nada mejor que una izquierda culta, democrática e institucional. Y siempre, frente a la estupidez dogmática nada mejor que un poco de sentido común.”

 Se trata de un pensamiento condensado para colocar en una frase, lo desarrollamos para explicar a algunos amigos brasileros qué es ser independiente. Nos contestaron con mejor síntesis: “¡…falou pouco e disse tudo!, gracias Pedro de Paula, cavaremos juntos la próxima trinchera.

En nuestro caso, aquí y ahora estamos frente a la primera parte de aquella definición, aunque nos remitiremos a la segunda en el preciso instante en que el próximo presidente intente actuar como caudillo o con la estupidez dogmática del populismo.

Vale observar que los hermanos brasileros de clase media sufren de igual fobia por el vacío, la línea Dilma-Lula se acerca peligrosamente al cristinismo, ésta al chavismo y todos en el mismo tobogán nos vamos…¡a la mierda!

Salvo que desde todos los rincones, a partir de la magnífica clase media sudamericana, pensante, hagamos la “pata ancha” * como Martín Fierro.

 

Definición de Proyecto Político

 A lo largo de este y otros artículos nos hemos referido a la necesidad de un Proyecto Político como única forma de derrotar al populismo, pues las quejas por inflación, inseguridad y corrupción se derraman sin cesar y sin derrotar a nadie. Quejosos y lloronas no conforman un proyecto político.

La más clásica confusión surge cuando al requerimiento de ese proyecto se responde con uno económico, destinado a elevar el PBI, lograr superávit gemelos o llenar al Banco Central. Metas deseables si las hay, pero solo complementarias en un Proyecto Político.

Este requiere comprender algo crucial: la política es una cuestión entre personas. Estas sienten, odian, aman, se afligen ante la inseguridad o el futuro incierto y, además, aman al dinero. Es decir que sólo después de haberse puesto en la ropa ajena, recién entonces cabe la reflexión económica.

 La primerísima cuestión política es la definición del adversario, si se es ambiguo o blando con él no hay proyecto que valga, si se va contra él toda firmeza vale. Siempre hay que pegar donde duele, siempre tener la iniciativa, siempre el coraje es poco. Se ha dicho que la política es la guerra por otros medios, pero tanto la guerra como la paz requieren de iniciativa constante, feroz perseverancia y espíritu ganador. Ausentes en la nueva alianza.

 La segunda es el conocimiento de la base electoral elegida, pues el que no conoce a la gente que representa, ¿cómo sabe qué pedir, qué le demandarán, cuales los valores y temores? ¿Se puede representar a la clase baja y mentirle aprovechando su ignorancia, como hace el populismo? ¿Se puede usar esa demagogia cuando la base electoral es de clase media, con alta capacidad crítica?, y la clase alta ¿con que versito cabrestea?

Un proyecto político requiere empatía, solidaridad y seducción mucho antes de colocar el primer número, aunque éstos deben estar bien hechos, son el requisito factico de la política. No hay Proyecto político sin precisiones y no hay precisión sin coraje fundado en votos, (nunca en entelequias matemáticas)

 La tercera tiene que ver con el método de gobierno y éste con el carácter para no salirse del mismo. Pues cuando no hay firmeza corren infinitas versiones, nadie le corta los dedos a los “amigos”, la línea es de zigzag y va por detrás de los hechos. Así no se construye lo que se prometió en campaña, se pierde credibilidad y sin ella toda gobernabilidad. Los radicales lo aprendieron tarde, éste gobierno lo sufre ahora.

Pedimos disculpas por la arrogancia de definir el marco referencial de un Proyecto Político, pero de no hacerlo corremos el riesgo de no exigirlo, y continuar en nuestra miseria política.

 *Posición para pelear.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

UN PLAN PARA GANAR

On 20 octubre, 2014, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

En 1946 Juan Domingo Perón ganó las elecciones nacionales enfrentando una formula ahora perdida entre los pliegues de la Historia. Los opositores se agruparon en la Unión Democrática, un partido inventado con representantes sin-proyecto. Éstos hicieron perdedor al conjunto gracias a esa representación, hoy Tamborini y Mosca solo figuran en la guía telefónica.

No estamos evaluando quien tuvo mejores ideas, nos referimos a una cuestión de método político, señalando que sin plan político para ganar no sólo se pierde, sino que se agota la fuente para re-armar la resistencia. Aquella formula fatídica se presentó a elecciones para no perder… y además sin plan para ganar.

Mientras Perón contaba con un proyecto político formulado en las necesidades del Trabajo más una concepción nacionalista, sin partido alguno en 1945, la Unión Democrática amontonaba partidos tradicionales ofreciendo la resistencia “no-Perón”. Un verdadero no-proyecto y sin plan para ganar.

 De la misma manera que un rejunte de personajes dispersos no conforma un partido político, hoy nuestros partidos opositores amontonan electores haciendo silencio sobre temas cruciales. Frente al desmantelamiento del Estado, de nuestra moneda y de la economía nacional, los partidos no proponen soluciones, mientras confunden proyecto político con presentación electoral…sin plan político para ganar.

Sin perjuicio de que no hay ninguna similitud entre Perón y el populismo-K, éste es solo una mezcla de sarasa y chatarra con plan para perder.

 El Plan para Ganar

 Los independientes estamos mejor preparados para pensar en forma neutral y desprendida porque carecemos de esa mezcla indefinida de intereses superpuestos entre los del partido y los de la Nación. Desde esta mirada políticamente austera proponemos un plan político para ganar, partiendo de una realidad social consolidada. Con demandas precisas.

 Victoriosa clase media.

 Así como Perón se abasteció de ideas, y proyecto, a partir de las necesidades reales de la clase trabajadora, de donde luego obtuvo los votos, hoy vale buscarlas enla rica cantera de nuestra clase media.

Ésta clase se ha vuelto protagonista política por excelencia, desde que influye sobre la clase trabajadora, derrotó al populismo en 2013 y atemoriza a Cristina, cuando se presenta unificada.

Ahora, la interpretación del 45 es la que va desapareciendo, al punto que la actual conducción peronista es de clase media y hasta los dirigentes sindicales han accedido a esa clase que añoraban.

El método político de esta clase es consistente, no se ha impuesto a través de un cúmulo de poder, sino en el ejercicio económico y cultural de su ascenso. Rechazando al Poder, sea conservador, militar o populista.

Es la que hoy impulsa el cambio que preocupa a Evo Morales y triunfa en Brasil, donde el acuerdo Aecio-Marina instala una nueva frecuencia latinoamericana: giro hacia el centro con reducción ideológica. Nueva síntesis política, que trabaja sobre bases fácticas reemplazantes de las ideológicas, y visión continental.

 Deshonra al peronismo

 El populismo-K deshonró al proyecto de Perón, pues al usar sus votos como fuente de Poder, lo reventó. Primero, al reducir el poder adquisitivo del salario, luego al destrozar económica y financieramente al Estado, finalmente proveyendo desocupación a partir de recesión-con-inflación. La oferta que, en los hechos, provee Cristina.

Es decir que si para configurar nuestro proyecto político ganador contamos con una fuente enorme y definida en la clase media, también contamos con la desilusión de la clase trabajadora que descubrió la mentira oculta en el relato: se usó a Perón para buscar Poder.

La clase trabajadora, bajo la influencia de dirigentes clase media, ya no se conforma con pan y cebolla, pretende ascender, valora las demandas de alto consumo, buena educación y condiciones para crear pymes. Mientras sufre en la ciénaga del populismo-k: camporismo sin peronismo, recesión sin trabajo, impericia sin resultados.

 Tres orígenes de nuestra clase media

Nuestra clase media reconoce tres orígenes diferentes, importantes para entender sus demandas ya listas para su expresión política.

 Desde la clase alta un sinnúmero de familias fueron perdiendo su condición económica inicial por efecto de distintos factores, entre ellos la partición por herencia y la inflación de los últimos setenta años.

El desembarco de la “elite” en la clase media fue valioso por su aporte cultural determinante de demandas de buena educación, por sus conocimientos para desarrollar negocios, su relación política con Occidente, aportes de idiomas y conexiones sociales. Desdibujando las antiguas y rígidas diferencias de clase.

Es más, a partir de la década del treinta la clase alta fue perdiendo predicamento político, conformándose con la influencia económica de sus empresarios, algunos recién llegados más atentos a sus intereses que a consideraciones ético-políticas de largo plazo.

 Con el triunfo del radicalismo yrigoyenista en 1916 los inmigrantes, que llegaron en oleadas gracias al modelo conservador con su demanda de trabajo, quedaron representados. Abogados, médicos, bancarios, gerentes de todos los rubros y/o pequeños comerciantes, se anotaron en la primera manifestación política de nuestra clase media, entregándole al radicalismo un valioso capital político.

Pero así como los conservadores no supieron incorporar a los inmigrantes recién llegados, lo intentaron con Sáenz Peña, tampoco los radicales supieron mantener su capital político inicial. Lo derrocharon en las pésimas gestiones económicas de sus gobiernos. Cuando la clase media va por resultados.

 Por último, aquello que nació el 17 de Octubre de 1945, el movimiento peronista de la clase obrera, también hizo un poderoso aporte a la clase media. Factible desde que el propio Perón pertenecía a ella, conservando sus hábitos y costumbres que popularizó.

El peronismo de clase media no se formó espontáneamente, sino por la necesidad de Perón de contar con un conjunto más preparado de ministros y funcionarios para desarrollar su propuesta económica, las relaciones exteriores y un pensamiento político más completo que las necesidades laborales.

Con el tiempo la clase media peronista inundó el movimiento copando los principales puestos de la política, facilitando el abrazo Perón-Balbín y más tarde la aproximación y síntesis político-económica entre Raúl Alfonsín y Roberto Lavagna. ¿Anticipo de un acuerdo?… pero esta vez en el seno de la clase media.

Amalgama consistente

Así, la amalgama de nuestra clase media va ofreciendo un conjunto de valores destinados a su progreso económico-cultural y a la defensa de políticas totalitarias. Si son conservadoras, de izquierda o populistas…da lo mismo. Porque cuenta con una enorme ventaja metodológica: acepta la información y el conocimiento para dirimir y resolver los problemas sociales. No cree en ideologías, es racional, no emocional.

Todo dogmatismo fue descartado, esta clase prefiere una sociedad abierta y competitiva con sentido crítico, y rechaza los intentos autoritarios.

Toda ingenuidad quedó destruida, la clase media actúa una virtuosa liquidez política, y no acepta el endiosamiento de ningún cacique.

 Y, frente a la impericia del gobierno, el desfinanciamiento del Estado, el estrangulamiento cambiario y la recesión económica, quien resulte ganador necesitará no sólo de su plan político, sino del apoyo de todos los partidos por dos años. Porque la economía es el soporte fáctico de la política y porque la clase media va por los resultados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONVOCATORIA INDEPENDIENTE

On 10 octubre, 2014, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

Nuestra evolución política, necesaria ante la insuficiencia de las opciones electorales en relación a nuestros problemas, depende de la convocatoria de los referentes. Sus ofertas son analizadas por la mayoría independiente según a qué convoquen, según qué ofrecen a la Argentina, nunca según aspiraciones partidarias. Es “la ola racional” de la política.

Analizarla es visualizar lo que podemos esperar de 2016 en adelante, mejor que elegir entre candidatos para después rezar. Especialmente cuando Cristina piensa en 2019 y los opositores en 2015.

Evolucionar es entender que el futuro deseado va condicionando al presente, no es vivir al día.

 Convocatoria cristinista. De acuerdo a lo visto en la última semana la presidenta se encuentra afectada por el Síndrome de Hubris, es decir una dolencia mental que la afecta al punto de ver conspiraciones por todos lados. Tal como lo señaló el Dr. Nelson Castro en “Juego Limpio” (2/10/14) y como son los síntomas del mal.

Esa dolencia psicológica va encerrando al cristinismo al punto de enfrentar a la industria, al campo, al sector financiero y a los pocos peronistas que todavía le quedan. Convoca a dejar sin reservas al Banco Central, a licuar los salarios, a desfinanciar las provincias y a dejar al Estado en bancarrota, a pesar de su relato.

En definitiva una convocatoria para perdedores, adonde campea Daniel Scioli a la espera de que lo acepten por descarte, después del fracaso económico de Kicillof y el derrape de Máximo como candidato, por el 72% de los consultados, (Management & Fit, Clarín 5/10/14). Ambos rechazos demuestran el agotamiento de la Campora como fuente de candidatos. Y el ataque a Clarín un acto desesperado.

 ¡Pero si el próximo gobierno no incorpora al peronismo, quebrando la base de sustentación populista, éste puede unificarse bajo Cristina en 2019!

 El Frente Renovador convoca a otro proyecto. Notable por su amplitud ideológica, ausente de agresividad hacia otras fuerzas, dispuesto a transitar el centro, Sergio Massa trata amablemente a macristas, radicales y peronistas. Sutilmente, los convoca a un acuerdo nacional.

El resultado es que mantiene el primer lugar entre opositores, con pequeña diferencia porcentual pero gran diferencia política: crece quitándole votos al peronismo cristinista, cuando otros jefes de oposición buscan votos entre partidos opositores (radicales, socialistas o indecisos).

Esta diferencia es crucial para los independientes, que lejos de interesarnos por uno u otro partido, queremos la más completa derrota del populismo. Por ella votaremos y somos mayoría: es Populismo o Sociedad Abierta.

Esto mismo comprendieron los independientes brasileros, que en Junio de 2013 salieron a las calles sin aceptar la presencia de los partidos políticos, a mediados de 2014 decidieron apoyar a Marina Silva y luego de su pobre debate público se volcaron hacia Aecio Neves.

Una magnífica demostración de independencia, de crítica y análisis, de giro sin opinión partidaria. Fueron por el más opositor y el que ofrece mejor plan de gobierno. Un grupo de independientes dio vuelta el escenario político de Brasil. ¿Aprendieron de nuestra frustración continua?

Derrotar al populismo es la mejor convocatoria, así que crecer a expensas de votos cristinistas como hizo Massa en 2013, hace a la diferencia con las otras ofertas. Lo comprende Cristina y elige como rival a un Macri que crece sin quitarle votos.

Lamentablemente, en esta convocatoria política hay un error económico, que corre por cuenta de Roberto Lavagna, pues ante la caída del valor de la soja a 330 us/ton mantiene las retenciones. ¿Se sacará la cascarria populista?

Convocatoria macrista: Esta convocatoria es a gestionar, como ya se hizo en la CABA, mientras recibe adherentes anti-peronistas, (anti-cristinistas y anti-massistas), con sentido político agotado, anodino, que le traería enormes dificultades si tuviera que gobernar. Lo haría en soledad, sin peronistas, centroizquierda, izquierda y massismo.

No sirve que Carrió, los radicales o Moyano apoyen tapándose la nariz, ¡después hay que gobernar!

El Pro no comprendió que el anti-peronismo nunca fue un proyecto político, sino un rechazo social y que dejar afuera al 40% del electorado es des-integración: de pésimo retorno político y peor gobernabilidad. Paradójicamente, ello ocurre cuando el peronismo gira a centroderecha, buscando su integración con independientes y clases medias.

Acercar y unir a los argentinos tiene sentido nacional, más allá de lo partidario. Es a lo que aspiramos los independientes pensando en el largo plazo y el país como conjunto.

La anti economía-de-mercado del populismo, es simétrica al anti-peronismo, son antiguallas dogmáticas, afuera de la “realpolitik” que nos debemos.

Aunque un episodio muestra como pocos el horror de dividir. Ocurrió en ocasión de elegir el representante de los abogados en el Consejo de la Magistratura, cuando el candidato de massistas y radicales ganó apenas por un voto, pues los macristas eligieron a otro.

No es lo que se requiere para eliminar al populismo. No sirve reemplazar una visión política por otra administrativa, la buena gestión es indispensable, pero adentro de un pensamiento político. No es un bien en sí misma.

Ahora, como el macrismo sigue creciendo en el marco de centroderecha, nos queda la ilusión de ver su aporte a un acuerdo nacional (como hace Marina Silva).

 Convocatoria FAP-Unen. ¿A qué convoca concretamente? No es fácil de entender, ni siquiera para estudiosos, porque no hay una unidad de criterio. Parece que de tanto juntar presidenciables se olvidaron de la coherencia.

Por partes separadas se ve a “la fiscal de la república” Lilita Carrió. A los radicales, en juego abierto hacia Macri, Massa y Binner, tan generoso como inconexo. Y finalmente a Alfonso Prat Gay.

Este hombre joven talentoso y sereno, con preocupaciones sociales y rigor intelectual, claridad sobre el papel de la moneda en la valoración del salario, les lleva mucha ventaja a los economistas del grupo, ¿será nuestro Fernando H. Cardoso?

Representa una visión ético-liberal-financiera, no banquera. Lo más pulido de la centroizquierda, que al defender una moneda sana se acerca a los socialistas talentosos, Nicolás Repetto y Juan B. Justo. Y a Bill Clinton. Es el peso correspondiente a la massa.

 Convocatoria independiente

 La Argentina sufre dos problemas políticos, el populismo y la miseria política partidaria. El primero se cae por dentro del sistema de partidos, la segunda resiste en nuestros partidos políticos que, dedicados a los comicios, se desentienden de los problemas reales.

Los independientes convocamos a resolver los dos problemas. A filtrar las propuestas electorales, a exigir definiciones, a no engañar por omisión como ahora, a no utilizar la ambigüedad sistémica como ahora, apuntalando el futuro de largo plazo. Continuaremos después de los comicios.

Se trata de una lucha permanente y cultural, que no incluye al Poder como instrumento sino al Conocimiento, modificando nuestra democracia ramplona por otra de alta calidad. Sin corrupción, sin clientelismo, sin dogmatismo ideológico, enfrentando a los partidos que se sólo ocupan de sí mismos, dispuesta a una sociedad abierta en un mundo de siete mil millones de personas. Mirando los hechos, no los relatos.

Pero atenta a la semilla de Occidente que ha brotado en la Argentina, Brasil y Hong Kong entre otras tierras, dando el árbol de la libertad, de raíces profundas en la riqueza tecnológico-capitalista (no hay otra).

 

 

 

 

 

 

CALVARIO INNECESARIO

On 13 septiembre, 2014, in Politica independiente, by Carlos Lanusse

El hombre-masa es cada vez menos probable. El argentino medio se siente protagonista de su historia, no acepta que sus problemas sean pospuestos en bien de una líder mesiánica. De allí la migración peronista hacia su referente menos masivo, paradójicamente Massa.

Es que en medio de una economía arrasada por adoradores del “relato vacío”, no podemos esperar otra cosa que una diáspora constante. El mismísimo Daniel Scioli que ya una vez quedó en el camino por no seguir al Frente Renovador, se encuentra ahora ante otra bifurcación: estar del lado de la pobreza mesiánica o del crecimiento con integración al mundo.

Ya no hay quien coma pan de centeno o acepte que le cobren impuestos al trabajo en nombre de un régimen que no es peronista ni popular, sino un engendro de egocentrismo desbordado. Sin resultados.

El protagonismo político actual ya no es de masas, sino de consumidores educados, demandantes de crecimiento constante, que piden educación, salud, seguridad, transporte, más trabajo y mejor justicia. Hartos de demagogia y propaganda.

La transformación del hombre–masa en hombre-protagonista es lo que explica nuestra dinámica política, el repentino éxito de un Massa atento a esa demanda en intendencias, la pérdida de relevancia de una centroizquierda que no protagoniza y el crecimiento del voto económico por el macrismo.

Es como si en el circo romano los mártires se comieran a las fieras. Hoy el hombre común se come a los leones, seudo líderes, en un avance espectacular de la demanda social sobre la oferta partidaria.

 Para verificar el soporte factico de ésta hipótesis vale mostrar otros casos elocuentes, Irán, Venezuela y Brasil, donde efectivamente los mártires se comen a las fieras.

¿A dónde está Ahmadinejad?, ¿Guiando una majada de cabras? Porque de tanto populismo que hizo, con tan enorme costo económico para el pueblo, lo echaron del mismo. El Ayatola responsable arregló con Occidente para ordenar la economía y ahora lucha contra el Estado Islámico.

¿Adónde fue Venezuela? ¿Estará importando petróleo o papel higiénico? Un país petrolero en cesación de pagos es demostrador de que la estupidez populista no tiene piso. (¿Insinuación sobre Vaca Muerta?)

¿Y qué podemos esperar del Partido de los Trabajadores en Brasil? ¿Lula seguirá importando los Ahmadinejad o Dilma le hará la venia a Marina?

El proceso político brasilero es muy valioso para nosotros, resulta premonitorio del desenlace argentino y contiene dos novedades paralelas a las nuestras.

  1. La caída del respaldo a Dilma no se inició como un tema electoral, no está relacionado con elecciones, sino que comenzó en Junio de 2013, cuando el fracaso de la gestión se hizo evidente para los que salieron a la calle. (A nuestro próximo gobierno le puede ocurrir lo mismosi no llega con un proyecto económico valioso o lo hace con reducido apoyo político).
  2. Los protagonistas brasileros no fueron de algún partido, todo lo contrario, rompieron y pisaron las banderas partidarias de quienes intentaron capitalizar el rechazo. Son los “independientes” brasileros, con visión social por temas, no visión política por partidos.

 Algunos dicen “billetera-mata-populista”, porque el populismo cae en todos sus bastiones, arruinado por su economía; como en Gracia y España, y derrumba a un Hollande de discurso bonito. Seguirá cayendo en Argentina mientras permanezca un pueblo que pretende a la vez: consumir y protagonizar. Y cuando la corrupción anula toda solvencia moral.

Se puede gritar contra el capitalismo a cambio de algo mejor, nunca como nuestros populistas gritones a relato vacío y luego de que Rusia, China e India ingresaran al capitalismo.

El apresuramiento de Fucuyama no fue ante el éxito capitalista, sino al creer que con la caída del Muro de Berlín quedaba instalada la democracia.

Esta probado que: 1. la demanda de mejores condiciones de vida es continua en todos los pueblos y sólo la oferta capitalista de bienes y servicios logra alcanzarla. 2. Para todo gobierno empobrecedor la taba cae de culo, ser perdedor en lo político es su único destino.

 

Consecuencias Políticas de la Taba perdedora

 

Una tierra arrasada le sirvió a los rusos para detener a Napoleón, también Belgrano la utilizó con éxito en el éxodo jujeño, ahora ¿a quién le sirve una Argentina arrasada por la politización constante de su economía?

Un país yermo en lo económico y “encanutado” en lo financiero, urge a definir las líneas de acción del próximo gobierno, mientras nuestros jefes partidarios miran la realidad por el ojo de la cerradura. La calle los apura porque: ¿cómo se les ocurre que en ésta tierra arrasada puede crecer la plantita capitalista?

Por si las dudas económicas fueran pocas permanecen las políticas, pues impacta el esfuerzo social adicional para reducir el gasto y la emisión en un país ya golpeado por recesión.

Frente a esa enorme dificultad, ¿cuál es el ejercicio partidario actual para dotar de soporte político al gobierno entrante?, ¿qué acuerdos constructivos inter-partidarios se proyectan? ¿Vamos por la consigna suicida “el ganador que se arregle como pueda”?

En las condiciones económicas de 2016, no van a poder gobernar ni Massa ni Macri por si solos, necesitan apoyo mutuo, en el Congreso y en la calle.

Otra alternativa presidencial no hay.

Por el momento, nos encontramos entre la insolvencia económica del populismo y la insolvencia política de la oposición…..con la demanda insatisfecha.

 

La honestidad de Raúl Alfonsín

 Cuando Raúl Alfonsín llegó al fin de su mandato comprendió con honestidad que la hiperinflación creciente ya no podría ser resuelta en el tiempo que le quedaba.

Había comprendido que si permanecía en el poder hasta finalizar su período quedarían dos grandes lesionados: nuestro país y él mismo. Tomó la decisión de adelantar su salida en una renuncia que fue comprendida con el correr del tiempo, salvando a la patria y a su prestigio personal. ¿Acaso no estamos ante circunstancias semejantes?

La actitud de pedir al Papa su bendición, es el reconocimiento por nuestra presidenta de la enorme dificultad económica actual, que seguirá creciendo hasta el fin de su mandato. Sabe que estamos frente a una situación in-arreglable bajo ésta política económica y que se está hipotecando el próximo período.

El coctel de alta inflación con recesión, corrida cambiaria, pérdida generalizada de trabajo y destrucción de la financiación externa, es un paso hacia la desesperación con abatimiento de todo proyecto político posterior. Una decisión como la de Alfonsín puede ahorrarnos un calvario innecesario. Y, después de todo, para adquirir un lugar en la Historia no se puede entregar un país roto.